¿Son útiles los microservicios en aplicaciones pequeñas?

¿Son útiles los microservicios en aplicaciones pequeñas?

¿Qué tal va escalando tu aplicación con arquitectura monolítica? Seguro que mal ¡No te preocupes, siempre hay soluciones! En este caso, los microservicios. 

¿Pero funcionan para todo tipo de aplicaciones? 

Uno de los aspectos que más influye a la hora de dar respuesta a esta pregunta es el hecho de conocer el tamaño que tendrá tu aplicación final o qué tanto planeas que escale. 

El enfoque tradicional para el diseño de aplicaciones se centraba en la arquitectura monolítica, por lo que todos los elementos estaban contenidos en una sola aplicación.

Este enfoque tiene una desventaja y es que, cuanto más grande es la aplicación más difícil es solucionar los problemas que se presentan, y agregar funcionalidades nuevas puede llegar a ser un martirio. Por lo tanto, los problemas no resueltos crecen rápidamente. 

En cambio, si las aplicaciones se diseñan con microservicios, se resuelve el problema de no poder agregar funcionalidades nuevas rápidamente y la aplicación escala de manera sencilla, sin importar el tamaño de la misma.

Muchos programadores han resaltado que el enfoque del desarrollo usando microservicios es la forma correcta de hacer aplicaciones.

¿Pero son útiles los microservicios en aplicaciones pequeñas?

Quédate a leer y te lo contamos.

Qué son los microservicios

Los microservicios son un estilo de arquitectura de software en el que las aplicaciones se dividen en sus elementos más pequeños entre tanto estos puedan mantener su independencia, de forma que puedan trabajar de manera distribuida y ser utilizados por otros servicios o aplicaciones. 

El enfoque de los microservicios se distingue claramente del enfoque monolítico porque todas las partes, incluyendo las bases de datos usadas por los servicios, pueden trabajar de manera independiente y no como una única pieza de software cohesionada.

Este enfoque de desarrollo de software valora el alto nivel de detalle, la sencillez y la posibilidad de crear aplicaciones escalables y distribuidas que pueden vivir en la nube fácilmente.

Por eso, dada la alta demanda de componentes que puede llegar a exigir casi cualquier aplicación actual, los microservicios se han vuelto el enfoque correcto a la hora de programar software de alta calidad.

A qué nos referimos con aplicaciones pequeñas

Si quieres dejar de lado todo el despliegue de hardware, para no entrar en detalles y tener un aspecto muy sencillo que te indique si tu aplicación amerita, o no, un gran escenario de microservicios, céntrate en el tamaño del equipo de desarrollo.

Un equipo pequeño, salvo ciertas excepciones, desarrolla aplicaciones pequeñas con un despliegue moderado de recursos de hardware y un público objetivo también moderado en el que no habrá una gran interacción desgastante entre cliente/servidor (aunque esto no quiere decir que la situación será la misma en el futuro. Estamos aquí para crecer).



Por lo tanto, lo más probable es que dividir la aplicación en un montón de microservicios sea un error para el equipo, ya que quizás no cuenta con la cantidad necesaria de recurso humano para atender el número de microservicios que está creando.

Cómo usar correctamente microservicios en aplicaciones pequeñas

Con lo expuesto anteriormente no queremos decir que no debas aplicar microservicios en tus aplicaciones pequeñas.

Siempre será una buena opción tomar previsiones para que la escalabilidad de nuestras aplicaciones sea rápida y sin demasiados contratiempos.

Por eso, si quieres aplicar microservicios en este tipo de aplicaciones, lo mejor será que crees solo unos pocos, fijándote muy exclusivamente en la seguridad. A partir de allí puedes plantearte el resto.

“La integración de aplicaciones con microservicios son complejas. Entonces sí, si tienes un sistema pequeño, quizás lo mejor es hacer un solo servicio y no complicarlo. Lo que debes hacer es diseñarlo bien para hacerlo escalable luego”.

Equipo de desarrolladores de Apok

Para Servfie, nuestra App para la fidelización de clientes creamos 4 microservicios:

  1. Seguridad.
  2. Administradores de la plataforma.
  3. Alimentación de datos para la App. 
  4. Usuarios Administradores.

“En general, hoy en día recomendamos separar la seguridad y luego pasar a microservicios poco a poco dependiendo de las necesidades del sistema”.

Equipo de desarrolladores de Apok

Para finalizar,  queremos decirte que lo mejor es siempre buscar un enfoque que te permita desacoplar todos los aspectos de tu aplicación. Ya sea POO, microservicios, arquitecturas MVC u otras derivadas de esta.

No olvides tampoco contar con un ingeniero de software en tu equipo y reforzar tus conocimientos sobre esta materia.

¡Suerte al implementar tus microservicios en esa aplicación que estás comenzando!

Esperamos que hayas disfrutado de este artículo. Si te pareció útil, por favor compártelo para que otros puedan sacarle provecho.

Déjanos saber tu opinión sobre este tema a través de un comentario.
¡Nos encantará leerte!