Coworking, viviendo el futuro en vivo y directo

Fabiola González

En la actualidad, modelos como el coworking han echado a un lado aquellas formas más tradicionales de trabajo en las que se establece un método ordenado y de estilo jerárquico, mientras de forma transversal a ello se tienen cosas como infraestructuras subutilizadas y con pocas posibilidades de trabajo colaborativo junto a otros profesionales y empresas. Ahora se ha establecido un orden de trabajo donde la interacción entre individuos en espacios compartidos es la base fundamental del crecimiento.

La definición más extendida sobre lo que es el coworking

Según la definición más conocida, el Coworking «es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos».

A pesar de esto, no podemos dejar de tomar en cuenta que el concepto de coworking va mucho más allá de compartir la infraestructura y los costos de ciertos espacios.

El coworking es un movimiento a escala global. 

Se ha llegado a definir como un estilo de trabajo y de vida. Una oficina coworking es un modelo de trabajo que genera espacios compartidos y que ha impulsado a miles de personas alrededor del mundo a conectar entre sí, logrando elevar su productividad e incluso dando nacimiento a asombrosas startups.

Los coworkers buscan tener una oficina apropiada y ser parte de una comunidad, estos «espacios de trabajo compartidos» brindan, por un precio más económico, los servicios e infraestructuras presentes en una oficina tradicional y, en algunas ocasiones, mucho más. En estos casos, las personas o empresas que usan estos espacios solo están sujetos a contratos o membresías flexibles basadas en el pago por uso.

El coworking es perfecto para ilustrar lo que se conoce y empieza a popularizar como «economía colaborativa». Este nuevo modelo ha recibido excelente acogida y sus notables éxitos ya son un hecho.

«La economía colaborativa o consumo colaborativo es un modelo económico en el que, fundamentalmente, los usuarios se aprovechan de las nuevas tecnologías para prestar, comprar, vender, compartir o alquilar bienes y servicios«. 

La economía colaborativa es un modelo centrado en la cooperación. Facilita a los usuarios el acceso a los servicios, a la vez que permite tener experiencias nuevas que no se encuentran sujetas a las reglas de la economía convencional. 

Lo más importante en este nuevo estilo sería satisfacer necesidades específicas, priorizando la obtención de beneficios económicos. No se trata de producir por producir, es el éxito de las personas emprendedoras lo que garantiza el funcionamiento de la economía colaborativa.

¿Cómo definimos nosotros el coworking? 

Es la libertad de elegir cuándo, con quién y en qué parte de mundo deseas trabajar. Es disfrutar de un café o el té de tu preferencia mientras te paseas por un espacio lleno de profesionales y/o autodidactas con quiénes compartir sueños y metas, personas con las cuales puedes contrastar ideas; aprender nuevas habilidades y técnicas, recibir opinión e incluso cruzarte con un inversor que crea en tu visión. Los espacios coworking son perfectos para conectar e innovar.

Existen varios modelos y tipos de coworking en el mercado entre los cuales puedes escoger. Aquí algunos de los más destacados:

1. Coworking Flexible

Ideal para aquellos que desean trabajar cómo y donde deseen, ya sea que solo necesiten el espacio por unas horas a la semana o sean viajeros frecuentes con la necesidad de un espacio acorde y debidamente adecuado para satisfacer sus necesidades laborales.

Podemos destacar en este tipo de modelo el Hot desk o escritorio móvil 

Para los freelancers, estos representan la opción más económica para trabajar en un coworking, ya que un escritorio móvil es, precisamente eso, un espacio justo para trabajar con un portátil, perfecto para la coexistencia con otros profesionales.

Ventajas del coworking flexible:

  • Mejorar la organización.
  • Aumentar la motivación.
  • Impulsar la innovación.
  • Diversificación del ambiente de trabajo.
  • Ahorro. 

2. Coworking Fijo

Desde luego que hay opciones para aquellos que prefieren trabajar en un espacio fijo, procurando así trabajar en un mismo lugar y adecuarlo un poco más, dejando material personal de uso diario y obteniendo en su lugar una oficina estable. Este tipo de modalidad es de un coste superior para el coworker. 

Podemos destacar en este tipo de modelo el dedicated desks o escritorios fijos 

Los mismos pueden ser reservados y esto implica que solo esa persona podrá utilizar el escritorio que le ha sido asignado.

A pesar de estar en un espacio compartido, generalmente cuentan con cajones, armarios con lockers o taquillas para asegurar aquello que se considere privado o valioso, proporcionando así la ventaja de establecerse.

Ventajas del coworking fijo:

  • No estarás solo.
  • Fomento de las relaciones entre coworkers.
  • Visibilidad e impulso de los negocios.
  • Optimizar costes.
  • Trabajo con equipamiento y últimas tecnologías.
  • Ambiente sano.
  • Menos distracciones.

3. Coworking Nómada

Perfecto para freelancers, trabajadores del campo tecnológico y todas aquellas personas que pueden realizar su trabajo a distancia y con ayuda de internet.

Cualquiera que cumpla con estas características disfrutará de los beneficios de este estilo de coworking. Es el favorito de aquellos que disfrutan viajar, pero sin dejar de trabajar.

  • Nómadas digitales: son aquellos que aprovechan las posibilidades que ofrece Internet y las nuevas tecnologías para trabajar a distancia mientras viajan. 
  • Knowmads: término acuñado por John Moravec combinando dos palabras inglesas, know: conocimiento y nomad: nómada – que hacen referencia a los trabajadores altamente cualificados que llevan sus conocimientos a cualquier sitio-.

Ventajas del coworking Nómada

  • Puedes viajar y trabajar al mismo tiempo.
  • Mantienes tu ritmo de vida.
  • Conoces profesionales de distintas partes del mundo.
  • Puedes aprender nuevos idiomas.
  • Y aprender de la cultura de otras comunidades.

4. Coworking para Equipos

En este modelo nos encontramos con secciones completas reservadas dentro del edificio para empresas y/o emprendedores con equipos; sin embargo, comparten espacios con el resto de compañeros del coworking, 

Podemos destacar en este tipo de modelo el de oficinas abiertas y oficinas privadas

  • Oficinas abiertas: son secciones reservadas dentro del edificio, dirigidas a emprendedores con equipos y empresas.
  • Oficinas privadas: es la opción de costo superior al del resto de modalidades, pero también es la que mejor opciones ofrece. Al igual que las oficinas abiertas, son secciones reservadas dentro del edificio, pero estas ofrecen mayor formalidad y privacidad, sin perder la esencia del mundo colaborativo. Es la opción favorita de las empresas que deciden mudarse a espacios de trabajo compartidos sin arriesgar la seriedad que ofrece un espacio propio fuera del coworking.

Ventajas del coworking para equipos

  • Secciones privadas dentro del espacio de coworking.
  • Trasmites con mayor formalidad.
  • Comodidad para equipos numerosos.

Considerando el impacto de la pandemia sobre la economía de las Pymes y en el aspecto emocional que envuelve al networking, han sido los espacios Coworking respuestas ideales para mantener e impulsar a gran cantidad empresas y emprendedores. En muchos casos, para los emprendedores, el coworking los mantiene lejos del ambiente solitario del trabajo home office y permite una interacción social con el resto de los que comparten el espacio.

En la mayoría de los casos, los beneficios de estos espacios trascienden al aspecto económico hasta el plano personal. Desde programadores, diseñadores, escritores hasta comerciantes, soñadores y profesionales, quienes en el mismo lugar de trabajo, comparten experiencias y conocimientos, generando nuevos lazos profesionales, impulsando y estimulando la creación de los productos y servicios del futuro.

Después de todo lo dicho, hay que resaltar lo realmente característico de un coworking, que son precisamente sus coworkers, esa peculiar, atrevida y enriquecedora mezcla de proyectos, aficiones, ideas, perspectivas, experiencias y sueños que se dan en estos espacios en los que convergen personas muy diferentes, pero con una cosa en común, la pasión por lo que hacen.

Scroll al inicio