La fidelización de clientes explicada en un artículo

La fidelización de clientes explicada en un artículo

¡Conseguir un nuevo cliente es mucho más difícil que satisfacer las demandas de un cliente asiduo! Sí, así como lo estás leyendo. Uno de los trabajos más importantes del marketing dentro de cualquier empresa consiste en retener a los clientes que se han logrado a través de las diversas campañas y estrategias de marketing utilizadas. A esto último se le conoce como fidelización de clientes.

La verdad, aunque resulte un tanto dolorosa y cruel, es que de nada sirve cualquier esfuerzo por conseguir clientes nuevos si luego sucederá alguna de estas cosas.

  1. Que el cliente no vuelva a comprar el producto.
  2. Que compre el mismo artículo, pero de otra marca o de otra empresa.

En este artículo vamos a mostrarte algunos aspectos relevantes acerca de la fidelización de clientes para que comiences, ya mismo, a abrir tus horizontes y te pongas a pensar en toda la experiencia que se genera alrededor de las ventas.

De seguro, luego te entrarán ganas de poner en marcha algunas de las estrategias para la fidelización de clientes que existen en el mundo del marketing.

¿Qué es un cliente?

Actualmente hay dos formas de conceptualizar a un cliente. La primera de ellas es pensar que tu cliente es alguien que viene, compra tus productos o servicios y se va. Esta puede ser la visión de cliente que tienen algunas empresas.

¡No caigas en ese error!

La otra manera de conceptualizar la palabra cliente es pensar que existen personas que compran tus productos o servicios y además mantienen una relación con tu marca.

Puedes pensar en empresas como Coca-Cola, capaces de formar parte de las tradiciones de sus clientes, tanto, que se han vuelto un icono representativo de algunas de dichas tradiciones.

¿Fidelización de clientes o vender solo una vez?

No se te ocurra caer en el engaño más común de algunas empresas: realizar una campaña de marketing para obtener más clientes, creyendo que basta con eso para conseguir un mejor negocio.

Piensa en el negocio como algo a largo plazo

Una venta no garantiza nada. Lo que garantiza que tu empresa salga a flote es la relación que creas con tus clientes desde esa primera venta. Por eso hay tantas ofertas 2×1, cupones, clubes de puntos y tratos VIP para los clientes.

Cuando piensas en que debes hacer volver a las personas que compran una vez, entonces la magia comienza y tu cerebro piensa en formas de mejorar el negocio o la vida de otros, en formar parte de ellos para así mejorar también el tuyo.

Esta es la verdadera actitud para mantener a tus clientes y generar ingresos constantes que eviten el momento en el que llegas a la oficina y tus empleados no tienen nada que hacer porque no hay clientes.

Es mejor venderle mucho a pocos

Ahora notas que, si bien es cierto, vender a muchas personas puede generar ingresos momentáneos, eso no durará mucho.

Debes buscar a aquellos clientes que sean afines con tus productos, y esto se trata de ser bastante específico con tu nicho de mercado, de forma que puedas vender algo que sabes que puede interesar a cierto sector de la población.

Quédate con los más rentables

La finalidad de una empresa debe ser, siempre, resolver los problemas de sus clientes a través de los productos y servicios que esta vende.

Pero hay un punto en el que debes preferir a aquellos que tienen una relación sólida contigo, aquellos que retribuyen todo el esfuerzo invertido y te prefieren por encima de la competencia. Es con este tipo de clientes con quienes afloran las ventajas de la fidelización de clientes.

El precio de conseguir una buena cartera de clientes

Las campañas de marketing suelen tener un costo elevado, y el dinero no puede echarse a la basura. Una estrategia de fidelización de clientes te dará la seguridad de que tu dinero no será desperdiciado.

Los visitantes que proceden de anuncios PPC tienen un 50% más de probabilidades de comprar algo que los visitantes orgánicos.

Unbounce

Una vez que hecho el clic con ese cliente, entonces debes empezar un proceso en el que confluyen el buen servicio, la innovación constante y la guía para que esos clientes realicen sucesivas compras. 

Intenta asegurar tus ventas futuras a partir de la primera. Esto es mucho más relevante justo cuando se realizan campañas de tipo outbound marketing

¿Cuál es tu trabajo al final del día?

Cuando se trata de fidelización de clientes la pregunta constante debe ser ¿cómo obtener a esos clientes fieles que aman a tu marca?

Puedes valerte de todas las herramientas que hay, pero ten en mente siempre estas tres cosas:

  1. Ofrece siempre cosas nuevas: lanza nuevos productos al mercado, o en su defecto, constantes features que agreguen valor a los productos ya existentes.

    Si bien es cierto que el consumidor busca fiabilidad, también desea novedades. Si nota que tu stock se actualiza constantemente entonces le darás una excusa para dar una ojeada a tus productos en reiteradas ocasiones.
  2. No descuides el servicio: Evita que tus clientes pasen un mal rato. Esto se convertirá en un NO rotundo para una segunda compra, y además, la reputación de tu empresa se verá comprometida.

    Maneja un trato personal, procura recordar el nombre de los clientes e incluye servicios complementarios: una buena taza de café o un pase de estacionamiento cortesía de la empresa estarán bien.

  3. Identifica a tus usuarios premium: son aquellos que compran mucho más que los demás, los que conocen el contenido que tu marca genera en redes sociales, aquellos con los que cuentas para la publicidad boca a boca.

    Recuerda que generalmente el 70% de las utilidades provienen únicamente del 30% de los clientes. Haz una segmentación de tu clientela verificando montos y frecuencia de compra. A ellos ofréceles un trato preferencial, Y no te sientas culpable, estás ofreciendo más a los que más dan.

    Pero ten cuidado, esto no se trata de poner a algunos de tus clientes por encima de otros. Tu empresa debe saber abarcar una gran gama de clientes y debe resolver sus problemas con productos y servicios.